• The best theme ever
  • The best theme ever
  • The best theme ever
  • The best theme ever
 

La mirada de los ex alumnos

El año 2010, realizamos una pequeña encuesta vía e-mail a nuestros ex-alumnos(as), con el fin de tener un registro acerca de las carreras que han estudiado, en lo que se encuentran trabajando actualmente y la manera en que evaluaban su paso por el colegio. La encuesta tenía una pregunta opcional, donde podían contar sobre su experiencia escolar.

Si eres ex-alumno(a) y quieres responder la encuesta haz click aquí.

A continuación, les ofrecemos algunos de sus comentarios:

“Recibimos una educación más abierta, más humana, más cercana, más verdadera, donde equivocarse no era una falta o un error, sino una parte importante del aprendizaje. Una educación hecha con y para los demás, lo que le otorgaba valor a muchas de las actividades y realizaciones personales”. José Manuel Jiménez, Periodista (U. Diego Portales)

——————————————————————————————————————————————————————————

“Mi paso por el colegio me permitió desarrollar todo mi potencial, me ayudó a aprender a desenvolverme en la vida de una manera transparente, sincera, perseverante, tener claras mis ideas, atreverme a expresar lo que pienso y siento”. Daniela Matta, Médico (U. de Chile)

——————————————————————————————————————————————————————————

“Lo más positivo que me atrevería a destacar del colegio sería el amor por los conocimientos, el interés genuino por aprender, que se nos haya enseñado a valorar los conocimientos, pero también el amor e interés por nuestro entorno, tanto el ambiente natural como el humano”. Viviana Aguirre, estudiante de Ingeniería Comercial (U. de Chile)

——————————————————————————————————————————————————————————

“El Rudolf es un colegio en el que es posible conocerse a medida que se madura. El colegio da tantos espacios para la investigación disfrazada de juego, es tan bueno desarrollando la curiosidad (los experimentos en clase, por ejemplo), es tan enriquecedora la experiencia dentro y fuera de la sala de clases, sumado a que los profesores disfrutan lo que hacen, que transforma la asistencia al Colegio en algo apasionante, no en una rutina. También el contar con ceremonias (laicas, lo que agradezco, como ateo), que recuerdo como mágicas (la Fiesta de la Luz y toda su preparación, los bazares, entre otros) me permitieron comprender de muy pequeño la importancia de los rituales. Creo que, de no haberlos vivido, nunca me habría planteado la idea de lo importantes que son. El Rudolf Steiner me ayudó a convertirme en alguien independiente, que busca respuestas, con confianza y desplante. Y, por supuesto, me entregó conocimientos que hasta el día de hoy me son útiles”. Uri Martinich, Ingeniero Comercial (U. Diego Portales)

——————————————————————————————————————————————————————————

“Agradezco el amor y dedicación de nuestra profesora jefe Liliana. Agradezco también el inmenso amor y pasión con las que nos enseñaron a tratar el arte y como relacionaban muchas de las materias al mismo tiempo. Valoro haber aprendido oficios tan nobles como trabajos manuales, como trabajos en madera, modelado, costura, tejido, Música (flauta dulce todas las mañanas con el curso y guitarra 2 veces a la semana), plantar una huerta en Curacaví (creo que fue en 5to básico o 4to) y luego ir a ver como habían crecido las semillas, escribir primero con bambú, después con una pluma de ave y luego con una lapicera… pequeñas cosas que quizás para alguien que no lo ha vivido no tienen valor. Ahora más distanciada de lo que aprendí, aprecio y siento realmente lo que significó para mí. Son cosas que hasta el día de hoy no solo me han servido de experiencia sino que forman parte de los conocimientos que considero más importantes adquiridos hasta ahora, conocimientos que ayudaron a formarme como una buena persona, una persona que conoce de un oficio y por lo tanto puede valorarlo en su real magnitud. El Rudolf me dio herramientas y me enseñó a querer aprender por gusto y no por obligación”. Esmeralda Rodríguez Melo, estudiante de Arquitectura (U. Católica de Valparaíso)

——————————————————————————————————————————————————————————

“Creo que aún no termino de descubrir o experimentar los aspectos positivos del colegio, pero son muchos. Me formó como la persona que hoy soy, con características muy propias de los alumnos del colegio”. Andrés Argandoña, estudiante de Administración Pública (U. de Chile)

——————————————————————————————————————————————————————————

“En mi querido Rudolf, hay muchas cosas que olvidaron enseñarme, algunas de esas materias que nunca recibí me hicieron la vida un poquito más difícil en los años posteriores… pero lo que más valoro que olvidaran enseñarme es que existen límites, ese concepto nunca lo aprendí en el Rudolf. Desde la educación media en adelante, la mayoría de la gente que conocí, salvo una o dos excepciones, tenían muy claro que el mundo estaba lleno de limitaciones, sin embargo, yo no las veía, ¿cómo iba a ser capaz de advertir algo que jamás me enseñaron a ver?. Los años y la madurez me permitieron comprender las limitaciones del mundo y esto me ha permitido jamás temer ningún tipo de barrera o cosa semejante, ninguna muralla es lo suficientemente alta, ninguna tarea lo suficientemente agotadora, ninguna estrella lo suficientemente lejana. Hoy soy el arquitecto de mi propio destino, gracias a que en la infancia nadie me modeló para lo contrario”. Cristián Aguirre, Ingeniero en Informática y telecomunicaciones (IP Inacap)

——————————————————————————————————————————————————————————

“Fue una educación demasiado valiosa, en el sentido de formarme como una persona con habilidades que no educa el sistema general de este país. Desarrollé una valoración crítica del arte como herramienta”. Daniel Icekson, estudiante de Arquitectura (U. Católica de Chile)

——————————————————————————————————————————————————————————

“El Rudolf es como una burbuja mágica. Mientras estás en él la vida es más sencilla, cálida, colorida. No existen politiquerías partidistas ni prejuicios sociales, ni discriminación, ni violencia injustificada. ¿El problema? Enfrentar al mundo, luego de criarse así, puede ser duro… aunque por el lado amable, permite observar a la sociedad actual con ojo crítico y no con la pasividad de un resignado. Los Rudolfianos estamos hechos para cambiar las cosas”. Melissa Prado, estudiante de Derecho (U. Finis Terrae)

——————————————————————————————————————————————————————————

“Lo positivo es que tengo otra visión de la vida gracias a la educación que recibí en el colegio, que es muy diferente al común de las personas”. María Victoria Bezares, Psicóloga

——————————————————————————————————————————————————————————

“Recibimos una educación donde lo más importante es la voluntad, la libertad y la creatividad. Eso me formó y moldeó una cierta manera de pensar el mundo. Aprendí a expresarme artísticamente, conociendo toda clase de técnicas. También estuvo presente la música y la naturaleza en la pedagogía”. Constanza Hepp, Periodista (U. Católica de Chile)

——————————————————————————————————————————————————————————

“Lo más positivo del colegio es el enfoque artístico, que me dio la posibilidad de conocer la música y estudiarla, y además decidir que eso era lo que quería hacer el resto de mi vida”. José María Moure, estudiante de Música (U. de Chile)

——————————————————————————————————————————————————————————

“Estudiar en el Rudolf fue una experiencia muy enriquecedora, artística, emocional y espiritualmente. La calidez, motivación, idealismo y paciencia de cada uno de mis profesores fue algo que valoro hasta el día de hoy. En el lado académico, creo que cumplieron una buena labor, balanceando la enseñanza de las ciencias y humanidades con las artes de buena forma. Prueba de ello son los alumnos que han emprendido diferentes rumbos de forma exitosa, en todas las áreas de la ciencia y artes”. Felipe Nadeau, egresado de Hotelería y Gastronomía (IP Duoc)

——————————————————————————————————————————————————————————

“En el colegio, desarrollé el gusto de aprender por querer hacerlo y no por obligación, aprender a abrir la mente”. Paloma León, Periodista (U. Arcis)

——————————————————————————————————————————————————————————

“En colegio entrega una buena formación valórica, me ayudó a reflexionar, a querer aprender y a ver las cosas de forma interdisciplinaria y con la mente abierta. La gente era muy agradable, la comunidad que se forma es exquisita y las artes son todas valoradas y hermosas. Todas estas cosas me han ayudado mucho después, tanto en lo académico como en la vida diaria”. Joelle Mendoza, estudiante de Literatura, Música, Danza y Teatro (en el extranjero)

——————————————————————————————————————————————————————————

“El colegio te da las herramientas para desarrollar la apertura de mente, donde es más importante pensar que aprender materia. Hay un ambiente agradable, en que se aprende por aprender y no por cumplir”. Martín Reyes, estudiante de Música (IP Projazz)

——————————————————————————————————————————————————————————

“Creo que el alumno que ha estado en un colegio Waldorf se desenvuelve de otra manera en el mundo, tiene objetivos más claros, valores más marcados, otro espíritu, más de cambio, con más convicción en sus actos y en sus palabras, es más atrevido en cierto aspecto al vivir el día a día, ya que fue educado viendo cosas distintas, desde la forma de vestirse y comunicarse, hasta lo que te enseñan y como lo hacen. En el fondo, creo que una de las cosas más positivas es que el alumno queda preparado para enfrentar el mundo, porque ya tiene otra visión, no está condicionado a seguir tal y tales patrones, se atreve a más y busca lo que quiere, y lo sabe también y lo demanda. Además, algo muy positivo es que uno disfruta de corazón ir al colegio, no es una lata, ni una obligación, es un gusto, por lo menos para mí lo fue”. Alejandra Medina, estudiante de Teatro (IP Duoc)

——————————————————————————————————————————————————————————

“La pedagogía Waldorf es una educación dirigida cien por ciento al querer aprender, y al aprender a aprender. No sólo aprendí datos, sino también valores y el gusto por el saber. Agradezco totalmente la educación que recibí del colegio Rudolf Steiner y de todos los profesores”. Violeta Arduengo, estudiante de Pedagogía (U. Academia de Humanismo Cristiano)

——————————————————————————————————————————————————————————

“En el colegio, aprendes a querer el conocimiento sin necesidad de tener miedo por ser calificado con una nota. Se establecen lazos de cariño con los profesores como guías de vida y no como una relación de poder autoritario del maestro al alumno. Cultivas un desarrollo creativo constante, aprendiendo distintos oficios de la evolución humana, desde el tallado de la piedra (que implica fuerza), hasta la orfebrería (que implica precisión y delicadeza). Esto es fundamental ya que no hay diferencia de género, hombres y mujeres aprenden por igual los mismos trabajos manuales. Se establecen relaciones muy fuertes con los compañeros de curso, amistades importantes que con algunos después de muchos años se conservan.  La enseñanza del colegio potencia fuertemente la inquietud de viajar por el mundo, lo que considero muy positivo para poder ampliar nuestro mundo. Para mí, haber estudiado en el colegio Rudolf Steiner ha sido una de las experiencias más importante que me han ocurrido en mis 28 años de edad, agradezco a mis padres que se arriesgaran a una enseñanza no tradicional. Hoy soy arquitecta he trabajado en la construcción de algunas casas, he realizado clases en la Universidad de asignaturas tradicionales como física y estructura. Actualmente estoy haciendo un postgrados en la escuela de ingenieros de caminos, canales y puertos en Granada – España. Comento algo de mi experiencia personal porque pienso que muchas de las cosas que he realizado hasta este momento se las debo a todas las inquietudes y habilidades que el colegio dejo en mí”. Carolina Aranda, Arquitecta (U. Arcis)

——————————————————————————————————————————————————————————

“El colegio nos permitió desarrollar las habilidades para desenvolvernos en cualquier situación social, frente a cualquier tipo de persona. Además una rica formación cultural. Esto entre muchas otras cosas”. Pablo Tello, Ingeniero (U. de Santiago)

——————————————————————————————————————————————————————————

“La relación con los profesores es muy buena. El colegio te permite desarrollar tus aptitudes, conocerte bien a ti mismo, desarrollar cosas como el arte y la música que son muy importantes aunque no se vaya a ser artista, pero que te permiten expresarte mejor. Ver el mundo desde otro punto de vista y estar preparado, ahora, para nuevas cosas”. Alfredo Rivera, estudiante de Ecoturismo (U. Andrés Bello)

——————————————————————————————————————————————————————————

“Creo que los aspectos positivos de esta educación son tan profundos que permiten entender y superar cualquier aspecto negativo que pueda existir en el camino: la libertad de pensamiento, el respeto hacia el individuo, la relación de cuidado y respeto con los profesores, aprender que la vida se puede vivir desde una estructura propia. Creo que la educación Waldorf ayuda a formar personas verdaderas, personas que se atreven a vivir y decir su verdad, respetando la de los demás. La educación Waldorf es una educación para ser humano”. Carolina Hepp, Artista y Diseñadora (U. Finis Terrae)

——————————————————————————————————————————————————————————

“Creo que el colegio le da al alumno/a las herramientas para salir adelante de cualquier situación, que la vida nos ponga. Se crean círculos de amistad sellados, y con gente extremadamente buena. La relación alumno/profesor es muy importante como apoyo en muchos alumnos y en casi ningún colegio existe, acá sí, y para uno como alumno es un apoyo y una guía impagable”. Tomás Silva, estudiante de Música (IP Pro Jazz)

——————————————————————————————————————————————————————————

“Gracias al colegio desarrollé más lo que soy yo como persona individual, con pensamientos únicos, claros y me parece que el haber desarrollado áreas artísticas mucho más que en los colegios tradicionales, me ha servido mucho para lo que yo hago en este momento. Para mí personalmente fue una experiencia inolvidable y que dejó muchas semillas en mí”. Camila Soria, estudiante de Teatro (U. Católica de Chile)

——————————————————————————————————————————————————————————

“Entre los aspectos positivos, puedo decir que los contenidos que aprendí en el Rudolf no se me olvidaron nunca más, que culturalmente disfruto de la música y del arte gracias a que en el colegio aprendí a apreciarlos como aspectos fundamentales de la vida, que mi capacidad de redacción (cosa que cuesta mucho enseñar en la educación tradicional) fue siempre aceptable, que  nunca he perdido la capacidad de interesarme por cosas nuevas y que frente a situaciones estresantes el haber dado exámenes libres me sirvió para tener una autonomía, que nunca he observado en alumnos de enseñanza media del colegio tradicional en el cual trabajo”. Rosina Banderas, Licenciada en Literatura (U. de Chile)

——————————————————————————————————————————————————————————

“El colegio fue muy positivo en la constitución de sujeto que ahora soy, tengo autonomía en mis creencias y pensamiento crítico, soy capaz de aprender por motivación intrínseca, por gusto y no por las notas. Mi experiencia en kinder fue maravillosa y mi paso por el colegio está presente en todos mis aprendizajes como un ejemplo de lo que creo que debe ser la educación y por ello mi tesis es posible que se centre en investigar el sistema Waldorf”. Javiera Abufhele, estudiante de Música y Psicología (IP Projazz, U. Diego Portales)

——————————————————————————————————————————————————————————

“Mi pasó por el colegio me ayudó a ser un mejor ser humano, capaz de adaptarme a cualquier lugar y situación de la vida gracias a las habilidades y herramientas que me fueron instruidas por excelentes profesores”. Daniel Doherty, estudiante de Biología Marina (en el extranjero)

——————————————————————————————————————————————————————————

“Mi paso por el Rudolf fue muy bueno porque conocí a gente que es muy importante en mi vida, el colegio me generó un gusto por el aprender, institucionalmente me dejó expresar lo que soy (digo institucionalmente porque de todas formas la gente generaba prototipos, pero no tan restrictivos), me mostró otra opción educacional, me enseñó a no acatar nada sin examinarlo antes, entre otras cosas. Estas características creo que están más relacionadas con el colegio en sí, que con una educación Waldorf”. Miguel Downey, estudiante de Derecho (U. de Chile)

——————————————————————————————————————————————————————————

“La educación que recibí es rica y sabia. La metodología empirista, el acercamiento humanista, el seguimiento inteligente y dedicado del proceso personal de cada alumno, el cuestionamiento crítico como base del pensamiento, el respeto por la naturaleza, entre tantas otras más…. esas cosas son maravillosas, esenciales y las llevaremos con nosotros toda la vida”. Elisa Eliash, Cineasta (Escuela de Cine de Chile)

——————————————————————————————————————————————————————————

“Creo que la educación Waldorf fue la responsable en darme la fuerza y creer que todo lo que imagino posible lo es. Soy capaz de adaptarme y sobrepasar cualquier desafió, porque creo en mis capacidades y cualidades. Si bien salí del colegio con base “matemáticas menor” a la de mis compañeros en la universidad para estudiar comercial, no me costó nada igualarme y sobrepasar a la media con un poco de dedicación”. Alejandra Prado, Ingeniera Comercial

——————————————————————————————————————————————————————————

“La verdad, solo aspectos positivos, agradezco todo lo que recibí en mis años en el colegio y no tuve ningún problema al dar la PSU y esos mitos que, supuestamente, para el alumno waldorf son dificultades”. Rosita Edwards, estudiante de Geografía (U. de Chile)

——————————————————————————————————————————————————————————

“No imagino mi vida si no fuera por el colegio. Claro, eso es normal porque nunca estuve en otro colegio, pero de todos modos, viendo a otra gente y a mis compañeros del Instituto, me doy cuenta de cómo nos desarrollan para ser nosotros mismos y a la vez poder tener contacto con el mundo estructurado de manera correcta. Estudiamos en un buen ambiente, teniendo buena relación con los profesores, libertad de expresión, con trabajo en la autosuperación y autoexigencias, mucho cariño y otras muchísimas cosas”. Mauricio Harbach, estudiante de Diseño de Video Juegos (IP Arcos)

——————————————————————————————————————————————————————————

“Todo lo que recibí y entregué en el colegio fue positivo, no me arrepiento absolutamente de haber estado en el Rudolf”. Tomás Argandoña, estudiante de Geología (U. de Chile)

——————————————————————————————————————————————————————————

“Lo más destacable de mi paso por el colegio es haberme preparado como persona, para afrontar la realidad de distintas formas una vez fuera, ya que la mayoría de los colegios preparan a sus alumnos solo para rendir la PSU, no así el colegio Rudolf Steiner. Me siento preparada para conocer a la gente y para abordarlas en el mundo, para poder tener reales deseos para aprender y conocer lo que sea de mi interés”. Marilia Rojas Scherer, estudiante de Arquitectura (U. Diego Portales)

——————————————————————————————————————————————————————————

“Mi visión del mundo es mucho más completa que la de otras personas con las mismas condiciones que yo. El entendimiento del mundo no pasa en vano ante mis ojos. Todo tiene un proceso y una razón clara de ser. La naturaleza es parte fundamental de mi vida. Todo esto lo agradezco al colegio porque creo que gracias a mi educación tengo la posibilidad de ver estas cosas”. Renata Lübbert, Diseñadora (U. de Chile)

——————————————————————————————————————————————————————————

“Hace ya tanto tiempo que me fui, pero siento aún el frescor de la mañana, las mesas de madera y el olor de la tiza. Así también, siento aún en el espíritu que otro mundo puede ser posible, y por eso que, con lo aprendido puedo ver el mundo de otra forma, aprehender las cosas que me enseñan, fortalecer cada día mi voluntad. He pasado los mejores años de mi vida, pude vivir mi esencia en libertad y por eso que el Colegio siempre será mi segundo hogar”. Isidora Yañez, estudiante de Derecho (U. de Chile). 

——————————————————————————————————————————————————————————

“Creo que la educación que recibí me hizo crecer mucho como persona, siento que es lo más importante… y lo que está fallando fuertemente hoy en día es justamente conocerse uno mismo, no hay tiempo o nadie se da el tiempo de mirarse y ver sus virtudes y sus falencias. El Rudolf me ayudó y me sigue ayudando a verlas”. Daniela Baeza, estudiante de Biología Marina (U. Católica de Chile).

Colegio Rudolf Steiner

Antupiren 9591 | Fono (56) 2 2292 7585
Peñalolen | Santiago
www.colegiorudolfsteiner.cl

"Nuestro mayor objetivo ha de ser desarrollar seres humanos libres que sean capaces por ellos mismos de impartir propósito y dirección a sus vidas"

RUDOLF STEINER